Carta a mi Abuelo

Buenos Días Familia!!!

Me sale del corazón empezar esta carta diciéndote lo mucho que te quiero, abuelo. Eres y sigues siendo una de las personas que más ha influido en mi vida. Me siento enormemente agradecido de tantas horas que pasamos juntos, de tantas historias que me contabas, con tanta filosofía en su interior. Para mí abuelo eres lo más parecido a un Caballero de la Edad Media pero en la actualidad, siempre de traje, siempre afeitado y acicalado, llevando las cuentas y los cuentos hasta el último día, con una agudeza, sin igual.

Recuerdo con gran cariño tu humor tan irónico que para el que iba dirigido se quedaba con la boca abierta, pero todos los demás nos hacías reír, muchísimo. Siempre me transmitías rectitud, fuente de sabiduría, y me encantaba los buenos consejos que habías reunido detrás de una vida llena de aventuras, experiencias y que repartías gratuitamente a quien creías que necesitaba.

Me imagino que nos ves desde el cielo, o desde el lugar donde te encuentres, es una manera de decir que te siento, en muchísimas ocasiones cerca de mí, cuidándome de alguna forma y guiando mis pasos. A veces te imagino riéndote, como solías hacer, desde el cielo, cuando te imitamos los primos y yo, cuando te enfadabas con esa forma tan peculiar de cabrearte y de soltar un "cojones" de vez en cuando y un "me cago en la habana jodía". Te recordamos mucho y siempre con una sonrisa. Por eso me da mucha alegría cuando se junta la familia, detrás de una Navidad, o un arroz, porque de alguna manera u otra, siempre aparece una historia tuya, conocida o nueva, que alguien ha recordado y nos la cuenta con muchísimo cariño.

Hablando de arroz, me siento enormemente agradecido de tener tan buen maestro arrocero, siempre he mantenido que nunca he comido una paella como las que hacía mi abuelo Manuel. En verdad, la paella es más que una comida, es una reunión familiar, es compartir una toda experiencia con mayúsculas. Me sorprende recordar, y vivir de la misma manera que hacías todo el protocolo que hacías y que he imitado, el que conlleva tal evento. Desde la lista de invitados, las llamadas, hay en muchas ocasiones ya aparece una buena conversación con algún amigo/a, la compra, los tikets del supermercado para hacer las cuentas. Por supuesto el gran día, las risas y las nuevas historias que han pasado desde la última reunión. Toco un acontecimiento.
Siento en el corazón haber recogido ese legado con todo el cariño del mundo, e ir perfeccionando tanto el plato en sí mismo como la reunión porque ya hay veces que se nos va de las manos, jajaja e invitamos tanto a familiares como amigos, porque hay veces que ya no distinguimos una cosa de la otra.

Desde la  última vez que te escribí, me ha sorprendido una actitud tuya de emprendimiento, y es que no sólo ascendiste en el ayuntamiento, gracias a los buenos consejos de tú compadre, sino que después del trabajo, empezaste a ver otra posible fuente de ingresos, te hiciste comercial del aceite Carbonell y de otros productos. Aumentando así tus habilidades, que al fin y al cabo, son destrezas sociales que nos vienen bien a todos, eso de saber relacionarnos mejor con los demás.
Lo que también me sorprende es que la gran mayoría de tus descendientes poseen esa cualidad de emprendimiento, de comercial y de habilidades sociales. Como si todo lo que heredamos, no son sólo: bienes y patrimonio. Hay algo más oculto, con más valor, nos has dejado toda tu construcción interior. Tú persona, tú referente es nuestro cero, a la hora de empezar a caminar.


Me siento sumamente agradecido haber tenido tan buen maestro como referente en la vida, te amo muchísimo, te siento muy cerca de mí. Muchísimas gracias por hacer de tú vida un ejemplo tanto para la familia como para muchísimas personas que te cruzaste en tú camino. Te mando un abrazo muy grande abuelo!!!!!

Manuel Rubio Juárez, "Quod Amor sit Omne"
fincaalbahaca.com




Comentarios

Entradas populares