Quiérete

Hola Familia!!!

Una de las lecciones de vida más importantes a conocer, comprender y ponerla en práctica. Ámate con toda intensidad, con todo tú cuerpo, con toda tú mente, con todo tú espíritu. Eres una creación maravillosa, única e irrepetible. Nada tan especial como tú, pasará por este mundo. Todo lo que hagas quedará marcado como una huella visible en tú entorno. Así que tomate un poco de tiempo para analizar, lo que haces y como lo haces. Por que tanto lo que dices, como la forma en que lo dices, importa.

Hemos tenido el mejor programa de educación disponible hasta la fecha. No ha habido nada que se le parezca evolutivamente hablando, personalmente me siento enormemente agradecido de las miles de lecciones que he aprendido de todos y cada uno de los maestro que han pasado por mi vida, titulados o no. Sin embargo cada vez soy más consciente de que el proceso de enseñanza no acaba con el colegio y continua para el resto de nuestras vidas. Pues hay muchísimas lecciones que aprender todavía, muchísimas habilidades que desarrollar y practicar. Enamórate de la zona de aprendizaje, amplia sin medida tus talentos y disfruta realizándolos, te llenará de vida tus días.

Multiplica tus sueños y persigue hacerlos realidad, aprende a emprender, construye, crea y dona. Cambia tus palabras, cambia lo que haces y cambiara tus resultados. Agradece, en todo momento y en todo lugar. Somos unos privilegiados, disfrutamos de un hogar, comida, y ropa. El 80% de los habitantes del planeta no pueden decir lo mismo. Crea, multiplica y mantén nuevas relaciones de amistad basadas en la bilateralidad, en la afinidad y el compromiso mutuo de cumplir algún sueño juntos.

Ama todo tu cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, los orgános internos, la sangre y el corazón la bombea y da alimento a cada célula de tú cuerpo, que cada vez es más consciente de sí misma y que forma parte de un todo, más completo. SOMOS UNO, con todos los demás y todo el entorno. Todo salió de una partícula divina, y todo esta impregnado de esa partícula. Dios lo hizo todo bueno, mantengamos esa visión. 

Tú eres el hijo querido de Dios en el que se complace, se reconforta. Siéntete querido por Él, porque el te ama sin medida, que es la medida del amor. Multiplica los detalles de cariño y afecto por donde quieras que vayas puesto que vayas, deja un buen recuerdo en los demás en la medida de tus posibilidades, deja una palabra amable, una sonrisa veraz en todo aquel que se cruce.

Todo lo que ocurre en tu entorno es un reflejo de tu estado interno. Toma tiempo para meditar. Accede a tu estado interior y dótalo de paz, de cariño. Simplemente párate, respira. Dale tranquilidad cambiando actividades por otras más tranquilas en los que no tenga un sobre esfuerzo. Haz las cosas despacio. Sin prisa pero si pausa. Consigue el respeto de los demás, respetándote a tí también. El tiempo es ilimitado, tenemos una eternidad por delante y nos va a dar tiempo para disfrutar de multitud de cosas. 

Traza un plan y síguelo. Define lo que quieres realmente en tú vida, planteate objetivos a corto, medio y largo plazo. Describe las situaciones que quieres vivir y cuando toque vivirlas, entrégate a fondo con toda la pasión del mundo, saborealas como si fuera el último día de tu vida. Haz que tu vida sea memorable. Que cuando llegues a tener 80 años, mires atrás puedes decir, menuda vida he tenido y lo que me queda por delante todavía.

Manuel Rubio Juárez, "Quod Amor sit Omne"
coach_vm@yahoo.es











Comentarios

Entradas populares