El pueblo ha cedido su soberanía

Hola Familia!!

Me da la sensación que estamos dentro de un circo político donde prima más el espectáculo, de escándalo a más escándalo que gobernar. Los políticos se han dado cuenta que al pueblo eso es lo que le gusta. Por eso sigue teniendo tanta audiencia el Salvame Delux y programas parecidos.

Algún listo habrá pensado, ¡¡porqué no mediatizamos la política!!, en vez de trabajar para los asuntos del pueblo, le divertimos y le entretenemos. Y hasta ahora les va de fábula. El pueblo que por un lado esta hastiado que le tome por el pito del sereno, que se salten la Constitución cuando les conviene, sueldos Nescafe, para toda la vida, que salga a votar no sólo una vez, sino unas cuantas.

Y como ocurre de vez en cuando en Salvame, que parece que lo más grande que ocurre en un estudio de televisión, que se vaya un tertuliano enfadado. Ea!, pues igual en la política, Una comunidad autónoma, se nos va de plató!!!!. Lo más grande, y entre una cosa y otra, ahí trabaja el tato. O por lo menos en lo que verdaderamente importa, y por otro lado, protegen con leyes, todo el dinero que se llevan.

Tanta culpa tienen los políticos de esta situación, como del pueblo que se lo permite. Somos colaboradores activos de todo lo que está sucediendo. Claro cuando hay que votar, ya va la gente sin ganas, ni ilusiones, porque todos los partidos que hay, parecen pretender lo mismo, llegar al poder mintiéndole al pueblo y una vez dentro, hacer lo que quieran y de paso llenarse los bolsillos.

Dejar de votar no sirve absolutamente de nada, porque van a seguir haciendo lo mismo, con los votos que tengan. Lo que verdaderamente asusta un partido de gobierno, es que la gente deje de trabajar. Una huelga general sine die, como en el movimiento del 15-M, lo que más asusto al gobierno, no es sólo a la gente indignada y agrupada, sino que dejó de trabajar más de una semana. Pero se les pasó el susto cuando la gente volvió al trabajo. Los partidos que se crearon como ciudadanos o podemos, no representan todo ese movimiento sino que aprovecharon ese movimiento para crear nuevos políticos que puedan chupar del bote.

A la gente pequeña le asusta, las cifras macro-económicas y los grandes partidos que mueven masas, y les parece que lo único que pueden hacer es criticarlos. Sin embargo cualquier revolución empieza por uno mismo. Empezar hacer bien las cosas, mejorarse de manera constructiva y portarse con el prójimo como uno mismo. Eso si entra en el ámbito de lo que si podemos hacer. Podemos mejorar e influir positivamente en el entorno.

La democracia que atribuye la soberanía de poder al pueblo, es una falacia, una mentira, porque desde hace mucho tiempo, nos gobierna una nueva clase social, que está empeñada en hacer leyes que tan sólo le protegen y le enriquecen a ellas mismas. Y el pueblo lo consiente, por eso digo que ha cedido su soberanía.

Para muchas personas le es más cómodo criticar desde el sillón, a todo lo demás y vivir ajeno al terreno político, ellos son los malos, lo que lo hacen mal. Pero la política nos afecta a todos, es tema central de cada vida del ser humano porque habla de la manera en que nos relacionamos unos y otros, cada uno tienen un pequeño gobierno en su casa, con su familia y se relaciona con los demás.

Si la vida política es un reflejo de nuestra propia vida, entonces tenemos un serio problema de gestión emocional y de convivencia. Aprendamos a convivir de manera pacífica, a buscar relaciones ganar - ganar, a llenar el mundo de buenos sentimientos porque tan sólo así podremos vivir en paz. Empieza tu revolución con una suave sonrisa.

Manuel Rubio Juárez, "Quod Amor sit Omne"
coachrubio.acnshop.eu

















Comentarios

Entradas populares